La pieza es tratada previamente en un túnel con diferentes etapas: Desengrase, fosfatado, aclarados de agua osmotizada y pasivado nanotecnológico.

 
 

A continuación, tras su paso por un horno de secado, entra en la cabina de pintura.

Tras el pintado, la pieza es sometida a temperatura controlada en un horno de polimerizado para el perfecto curado de la pintura.

 

PINTUBERRI en la Industria 4.0. SENSORIZACIÓN

PINTUBERRI, a través de la incorporción de sensores al proceso, obtiene y registra información en tiempo real sobre la temperatura, la presión, la velocidad de la línea de pintado, el pH o conductividad…. entre otros valores.

Pintuberri controla los procesos a la vez que registra los datos, información clave que le permite ofrecer un nivel excepcional de calidad al servicio.